Biblioteca Municipal Joan Oliva i Milà Ajuntament de Vilanova i la Geltrú

Biblioblog – Fora del prestatge

El día que Selma soñó con un okapi. Mariana Leky

‘Si fijas la mirada en algo bien iluminado durante un buen rato y luego cierras los ojos, vuelves a verlo en el interior del ojo como una copia estática de lo que mirabas, en la que todo lo que en realidad era claro aparece oscuro, mientras que todo lo que en realidad era oscuro aparece claro. (…)
Si lo que has estado observando durante un buen rato era algo importante, una de esas cosas que, según Selma, pueden dar un vuelco a tu vida entera, la réplica de esa imagen seguirá apareciendo una y otra vez.’

 
portada_el-dia-que-selma-sono-con-un-okapi_mariana-leky_201811280909La novetat d’aquest mes de febrer és aquesta història contada per l’alemanya Mariana Leky. Aquesta autora s’ha convertit en la revelació de les lletres alemanyes. Ha aconseguit el Premi dels llibreters independents i el reconeixement com a millor novel·la i millor autora de l’any.
Mariana-crop
 
‘El día que Selma soñó con un okapi’ ens explica el que passa quan Selma, la protagonista, somnia amb un okapi. Tothom a Westerwald sap quin do especial té la Selma: somniar amb un okapi vol dir que algú mor en vint-i-quatre hores.
 
 

‘De madrugada, cuando el cartero llegó para vaciar el buzón, se encontró a varias personas esperándole para recuperar cartas que habían mandado con demasiada precipitación. De repente, aquellas cartas se habían convertido en confesiones incómodas,y las expresiones que habían escrito en ellas les parecían exageradas para seguir viviendo como hasta entonces, porque contenían demasiados siempres y demasiados nuncas. El cartero se armó de paciencia y dejó que la gente hurgara en su saco para recuperar las verdades desembuchadas con demasiado apremio.’

 
Aquesta novel·la relata uns fets amb un llenguatge delicat i ens apropa la importància que té l’amistat en tota una comunitat. Llegeixes i t’endinses a la narració d’una manera insconscient al mateix temps que fas els personatges també amics teus. Quan l’acabes, sents una tranquil·litat enorme i el so que et surt és: oh!
 

‘Frederik no atravesó el suelo. No fue a parar al sótano, ni a Japón, y ni mucho menos cayó al vacío sideral. Se quedeó ahí de pie, manteniendo el equilibrio, sintiéndose cada vez más pesado, como si su peso hubiera aumentado automáticamente por el hecho de estar pisando un lugar injustamente marcado como peligroso durante demasiado tiempo.’

 

 
 
Llibres
 
 
El llibre a les biblioteques VNG.
 
Biblioteca Joan Oliva i Milà.

Cap comentari per ara. Tu pots ser el primer.

Deixa un comentari